25 C
Dominican Republic
martes 27 septiembre, 2022
Más

    Por José Alberto Selmo
    Director

    En el día de ayer se vivieron momentos de tensión en un callejón de La Romana. Un hombre,
    con fusil en mano, se había atrincherado en su casa luego de haberle dado muerte a dos
    motoristas de su mismo sector, vecinos. Antes se había paseado con su arma en las estrechas
    calles de su barrio.

    El hecho lamentable puso en alerta máxima a los vecinos quienes incrédulos llamaron a la
    policía, no podían creer que su vecino, el ebanista pacífico y servicial, habría hecho semejante
    crimen a plena luz del día y ante la mirada de todos.

    Pero, ¿qué había pasado? ¿Cómo inició todo este desastre? Según los comentarios de los
    vecinos, conocidos por décadas del agresor en cuestión, este habría sido sometido a un robo
    constante de sus herramientas de trabajo, así como la misma madera que compraba con los
    adelantos económicos de sus clientes para realizarle muebles, según cuentan los motoristas
    hacían su agosto en el mes que fuere desde que el ebanista se movía, revendiendo la materia
    prima a terceros.

    El ebanista, cuentan, se querellaba ante la policía mediante el destacamento local, pero
    además de no prestar atención a su denuncia se burlaban en su cara, reitero…cuentan.
    Evidentemente esto provoco una profunda decepción con sentimientos de ira, los cuales
    expreso de la peor manera tomando con sus manos la justicia que el país, el estado y la
    Republica le negaron, haciendo lo que nunca debió hacer.

    El resultado fue funesto, 2 muertos y 6 policías heridos. Le fallamos a Román Guerrero
    Tavares, el ebanista allá en callejón de Guaymate, Villa Pereira en la Romana, pero también a
    los dos civiles asesinados como a nuestros policías.

    Les fallamos porque es cuestión del sistema.

    Artículos Recientes

    Artículos Relacionados